El Libro de las Reivindicaciones Perdidas

Sociedad, politica, cultura… de la manera incorrecta.

Posts Tagged ‘critica

Todos ponen… yo, tomo todo.

with 4 comments

Antes de empezar a escribir estaba desasnandome sobre los diferentes conceptos de empresa que hay revoloteando por ahí: Aquí, aquí, aquí y seguro debe haber muchisimas mas de diferentes colores, tonalidades, corrientes, pensamientos, etc, etc.

Me ha llamado la atención que entre parrafo y parrafo, entre tecnisismo y tecnisismo, las concepciones se van orientando cada vez mas a un concepto unico de empresa moderna: multinacional, expandible, de alta producción y capitalización, orientada a la sublime y perfecta organización de recursos humanos, economicos y laborales. Casi como si quisieran hacernos creer que la empresa es una mascota educable, controlable. Lamentablemente, las mascotas pueden tener muchos dueños y amos al igual que las empresas.

Hace poco, no mas de 3 o 4 semanas (aunque ahora me entró la duda y creo que fue hace mas tiempo), el inefable Hugo Chavez ha decidido hacer propia una de las sideroconstructoras mas importantes de lationamerica pertenecientes a capitales argentinos (igualmente estoy en duda, por eso les dejo este enlace). Cuando digo “propia” no estoy diciendo que Chavez va a sacar 50 palos de su bolsillo y se va a comprar un living del tamaño de Guatemala. Aunque 50 millones me parece poca plata, creo que me quedé corto otra vez. Me refiero a que el gobierno venezolano quiere estatizar una empresa, sin mas ni mas. ¿Esto que significa? Evitando esos moquitos de la intelectualidad que comunmente se llaman tecnisismos, estatizar significa que si yo tengo una empresita que pertenece a gente de otro país laburando en mi país y está a punto de quebrar (no necesariamente) tengo la posibilidad de hacerme cargo de ella. O sea, lo privado pasa a lo publico (la wikipedia podría facilitarnos un poco de info). 

Respecto a la coyuntura, las relaciones entre Argentina y Venezuela, Cristina, Nestor y Hugo, el mate y el… este… alguna bebida venezolana, se vieron en cortocircuito. “Que no da que me garques capitales”; “Que te estatizo porque soy socialista”; “Que no te compro petroleo”; “Que me compras petroleo o te estatizo mas empresas”; “Que si me estatizas otra empresa, te mando 30 toneladas de efedrina, 20 valijas con narcodolares, y 10 tanques de guerra que nos devolvieron de Croacia” y un sinfines de insultos por telefono que acá no podemos reproducir (porque no tenemos la data precisa). Ahora, hay algo que me desvela de todo esto. Tanto Argentina como Venezuela son gobiernos, supuestamente, progresistas, en vias de desarrollo de un socialismo nacional, antimonopolico, anticapitalista, antitanques (no, eso no), etc, con programas de estatización de capitales exteriores como se viene haciendo en este país (no pongo link porque nuestro gobierno no ha demostrado tales hechos… Bueno, algunas mineras a cielo abierto del sur de la Argentina son de Nestor, pero eso es harina de otro costal). En conclusion, ambos gobiernos anhenal el resurgir del guevarismo… no, no, perdón. Ambos gobiernos anhelan que en sus tierras no haya capitalistas extrangeros explotando obreros “soberanos”, hiriendo el orgullo nacionalista y popular que ambas naciones reivindican. Orgullo nacionalista y popular. Bleh…

Extrañamente, los capitalistas argentinos en Venezuela (si, gente, hay capitalistas argentinos, ¿Qué creían?) se vieron sorprendidos ante semejante decisión de Chavez sobre la estatización. En una nota en uno de los tantos flashes informativos de TN, un periodista hacia mencion sobre la cantidad de despidos que representaba la estatización. El entrevistado era un pibe joven, algunos ya cumplidos 30 años. Este respondió que la baja iba a ser importante y que la cifra que se estaba manejando era de 15 personas. El grupo Clarin podria publicar el siguiente titular: “Comenzarían los despidos indiscriminados en la planta venezolana de Techint”, junto con los 12 casos de influenza que hay en nuestro país (que recordemos somos algo asi como 60 millones de personas, pero a quien le importa). Supongo que Chavez tendrá una razón particular para despedir 15 personas de la planta Techint, aunque puedo presuponer que esos 15 son los jefes y dueños de la millonada de obreros que tiene ese grupo a su cargo. 

La UOM, uno de los sindicatos mas podridos de la CGT, también hizo publico su rechazo.

Recordemos que el gobierno apoyó los despidos indiscriminados de la Peugeot, Chevrolet, Fate, General Motors. Que los trabajadores del neumatico fueron duramente reprimidos al momento de la recuperacion de sus puestos de trabajo, como también ocurrió con los lecheros en Sta. Fe y en la tintorería Pagoda.

Espero se hayan dado cuenta como la concepción de empresa se fue diluyendo a medida que fueron progresando los despidos, las tomas de las fabricas, las estatizaciónes, los reajustes presupuestarios, las represiones.  Es el modelo economico lo que empieza a oler mal entre los pantalones de los gobiernos nacionales. Las personas son las que montan el circo, luego, nosotros somos quienes identificamos la carpa en primera instancia. No hay que dejarse engañar. El rechazo de la estatización por parte del gobierno argentino es una prueba mas de la hipocresia y la falta de coherencia frente a su modelo de gobierno. Una empresa es una empresa. Punto. No importa de que capital sea. Y mientras menos “empresa” sea, digamos que es mejor. A largo plazo no se cual será el destino de la Techint venezolana. Pero esperamos ansiosos que los 15 jefes se vuelvan al bolivarianismo. Chavez y Cristina Fernandez

Anuncios

Written by J

junio 4, 2009 at 4:45 pm

Fibra moral… pero sin tinta.

with 7 comments

Una vez me dijeron que tener fibra moral es algo asi como “mantener una postura correcta y ordenada”, definicion concretamente subjetiva hasta por los poros.

Cuando era muy chico eso de la fibra moral no se me cruzaba por la cabeza, ni siquiera pensaba que existia tal concepto o categoría. Hacia miles andadas y travesuras, hasta que colmaba la paciencia de mis padres y a cachetazos recobraba la compostura. Entonces, en ese momento, aprendi que habia que ser una persona que emane respeto: tratar bien a los abuelitos, a los padres, a la gente extraña, a los vecinos, a los amigos, a los “maestros”, profesores de futbol, almaceneros y puedo seguir con una lista extensisima.

Generalmente en el colegio nos enseñaban que la moral y la etica se correspondian con una serie de “hechos” a los cuales nunca “habria” que acceder, a saber: discriminacion, critica, insultos, sexo, drogas, alcohol, mentiras, vandalismo y algunas cosas mas. Esta era casi una regla de oro, en cuanto alguno se desviaba de la linea etico-moral se le sancionaba con una amonestacion. Ninca ligué una. Era correcto, limpio, impecable.

Pero, dejenme decirles, en algun momento se produjo una fractura en mi fibra moral y me he quedado sin tinta. Ya para los ultimos años del secundario mi relacion con la politica se habia estrechado lo suficiente como para darme cuenta que Carlos Saul era un reverendo hijo de puta, que EE.UU. era el ojo vigilante e invasor del mundo, que Marx queria una revolución, que Trotsky queria una revolución mas organizada que la de Marx y que Lenin tambien queria una revolución, tanto como Marx y Trotsky, pero con algunas diferencias. También sabia que en Argentina los habia “radicales” y “peronistas”, de “ultra izquierda” o “ultra derecha”, “milicos putos”, “milicos, “ratis putos”, “ratis”. Tambien cosas como “AMIA”, “judios”, “golpe de estado”, “montoneros”, “gatillo facil”, “negro”, “negro de mierda”, “villero”, “facho”, “nazi”, “tranza”, “puntero politico”, “recuperar las Malvinas”… no importa el orden realmente y seguro que me he olvidado de varias mas. El asunto es que me estaba familiarizando con terminos que a la larga uno utilizaria con frecuencia pero que no sabria ubicarlos en un terreno correcto de discusión.

Entonces me suceden las siguientes experiencias: la primera tiene que ver con el uso de los terminos “peronista”, “peroncho”, “gorila”, “Peron”, “radical”… bla bla bla. Habia estado discutiendo sobre el programa del partido Justicialista con un militante del peronismo no importa donde. Y me referí con mucho cuidado a la noción de que el PJ no es el mismo PJ que antes. Que tanto como Carlos Saul, como Duhalde y algunos otros habian destrozado el ideario del General y que el concepto de “justicialismo” se nos habia ido al carajo por lejos. Ahi debutó con vigorosidad y vitalidad, cual quinceañero en un barulo de Monserrat, el famoso “gorila”. Quedé estupefacto.

La segunda experiencia es un poco mas fragil y quizas se preste a desencuentros y malas lecturas: La verdad es que tengo una gran admiracion por el pueblo judio. Sin entrar en pelotudeces del estilo “yo tambien tengo un amigo judio” y demás. Los admiro notablemente. Gusto de la filmografia de Woody Allen, me entremezclo en los escritos de Freud, me confundo con los numeros de Einstein, y cuando puedo visito el museo del Holocausto para no olvidar que la historia puede repetirse. Tambien han demostrado como pueblo y union que se puede construir una nación, desarrollar una cultura y sostenerla en el tiempo tropezandose en conflictos y no caer. Los respeto. Pero no respeto a su generacion de politicos/militares imperialistas que han sabido instalar en esta decada, su estandarte pro-yankee y su mirada eurocentrista y xenofoba del mundo. Y lo he hecho saber a varias personas. Dentro de las cuales me han hecho saber a mi que esa idea es un poco… ¿como decirlo? ¡Ah! ¡Ahora recuerdo! “Son vestigios de una cultura equivoca, violenta, perpetrada por el nacional socialismo alemán. Que hasta hoy se reproduce en la juventud desinformada y vacilante.” Dejé de vacilar ante mis dudas desde que vivo informandome.

Quien critica sin dejarse criticar es un cobarde y también un hipocrita. La fibra moral es un chiste mal contado, una pauta del orden que ya no sirve para medir con una vara que eventualmente nos queda pequeña. Muchachos y muchachas, tanto peronistas como judios, dejemonos de chiquilinadas y vamos a lo serio: se han mandado cagadas lindas e irreparables. Tratemos de pensar en que eso no deberia volver a suceder y vivamos en un mundo mas feliz y pacifico. Bancate la critica, peroncho lindo. Y vos tambien, pavote enrulado.

Bueno, me voy porque me debe estar buscando el INADI y la cupula podrida de la CGT.

Written by J

septiembre 24, 2008 at 2:02 am