El Libro de las Reivindicaciones Perdidas

Sociedad, politica, cultura… de la manera incorrecta.

Archive for the ‘Largos’ Category

Preso en mi ciudad

with 2 comments

Hola. Les adjunto un volante que me llegó hace unos días al mail y es tanto necesario como urgente hacerlo extensivo. Aqui va:

Abajo las patotas de Macri – No a la UCEP –Fuera Palacios

La Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), que depende del Ministro Piccardo, funciona como un grupo parapolicial. Intimidando y golpeando a hombres, mujeres y niños que terminan viviendo en la calle, por la falta de respuesta del gobierno a la crisis habitacional de la ciudad. Ya son más de 15.000 las personas en situación de calle. Y en un año hubo 113 muertes, consecuencia directa de esa situación y el abandono por parte del gobierno.

Asimismo, la UCEP interviene en los desalojos, aún en los que se hacen sin sentencia judicial, con una brutalidad propia de la última dictadura

Para muestra sobra un botón

En la misma línea que describíamos, Macri pone al frente de la Policía Metropolitana a Jorge “Fino” Palacios. Siniestro personaje imputado por el encubrimiento del atentado a la AMIA y la represión del 20 de diciembre de 2001; asesor de la Policía neuquina que fusiló a Carlos Fuentealba. Dado de baja de la Federal por su relación con la banda que secuestró y mató a Axel Blumberg.

Pero Palacios –conocido como el “arquitecto de la policía metropolitana”- es sólo una muestra más de un proyecto político basado en la exclusión, la represión y más corrupción. Su prontuario, es similar al de otros jefes de la Federal y las policías provinciales, y sus tareas serán las mismas: defender a los poderosos, fomentando todo tipo de mafia; mientras reprimen a los que menos tienen.

Con el discurso de la inseguridad, Macri -como el gobierno nacional- busca legitimar un arma pensada para defender a los privilegiados de siempre y castigar al pueblo. La UCEP y la Metropolitana no son la solución sino parte del problema. La sociedad no necesita más policía corrupta. Necesitamos salud, educación, trabajo vivienda digna, para todos y todas.

Ya somos miles saliendo a enfrentar los atropellos de los de arriba, defendiendo nuestros derechos, luchando por una sociedad sin opresores ni oprimidos. Exigimos que se ponga fin al avance represivo y mafioso y se empiece de una vez por todas a priorizar las necesidades urgentes del pueblo.

El espacio público es gratuito y nos pertenece a tod@s l@s que habitamos y transitamos la Ciudad.

DISOLUCIÓN DE LA UCEP

FUERA PALACIOS

NO A LA POLICÍA METROPOLITANA

ABAJO EL CÓDIGO CONTRAVENCIONAL

NO AL AVANCE REPRESIVO

BASTA DE DESALOJOS

EMERGENCIA HABITACIONAL

COORDINADORA DE LUCHA EN LA CIUDAD

La Dignidad no se privatiza

Written by J

julio 20, 2009 at 1:46 am

Corrupcion

with 2 comments

Hace no mas de una hora estaba viendo un informe en el programa del inefable Jorge Lanata donde se ocupaba junto con una periodista del diario Critica de la Argentina, a refrescarnos la memoria respecto a diferentes funcionarios de distintas etapas del gobierno argentino: Picolotti, Michelli, De Vido, Jaime, Moreno, Alicia Kirchner, Nestor y Cristina.

Todos con casos en la justicia. Todos toditos. Seguro me estoy olvidando de alguno porque si mal no recuerdo mencionaron a doce o trece funcionarios (en total).

Mientras iban pasando, funcionario tras funcionario, se me ocurrió preguntarle a mi viejo que es de la vida de aquel funcionario conocido de nuestra familia. Para mas información, les comento que hace unos dos años, un matrimonio muy amigo de mis viejos (en una cena en mi casa) nos comenta que a al marido de la amiga de mi vieja (director de un colegio en La Pampa) le ofrecen un puesto en el ministerio de Educació de dicha provincia. Al principio se negó rotundamente por falta de tiempo, el sueldo no lo sedujo en absoluto, y estaba cómodo siendo director. Al tiempo volvieron con la misma oferta, sin modificar, y este aceptó.

En su haber tiene unos 2 paros docentes. No se si por culpa de el o que, pero sin duda es el resultado de un sistema educativo putrido y bastardeado desde hace 50 o 60 años. Los paros docentes existirán a lo largo y a lo ancho de nuestro país en tanto no se haga algo serio y como corresponde. Aunque esto no es menor, no me interesa comentarlo ni extenderlo.

Seguía el programa de Lanata y mi viejo dice… “¿Sabías que a Nestor le prohíben usar el coche? Son unos hijos de puta. El es un tipo conciente: sabe que significa subirse al coche que le asigna la gente de Protocolo, y por eso quiere usar su auto, pagarse su nafta y su patente. No lo dejan, hijo. Son de lo que no hay.” Este Nestor es Torres, no Kirchner, ministro de Educación en la provincia de La Pampa.

Sigue… “Una ve me contó que lo fueron a buscar con el coche del ministerio a su casa. ¿Sabes a donde está alquilando ahora? Enfrente del ministerio. Lo pasaron a buscar y el solo quería cruzar la calle. Lo obligaron a subirse al auto porque era protocolo y dieron una vuelta manzana y lo dejaron en la puerta del ministerio. También le hacen firmar un papel cada vez que quiere usar su auto para hacer tramites oficiales. No se por que insisten en esto… yo no lo entiendo.”

Esto no es propaganda a favor o en contra ni nada por el estilo. Se de que me habla mi viejo, porque conozco de que me está hablando.

¿Políticos corruptos? Si, hay. ¿No corruptos? Creo que yo conozco a uno.

Written by J

julio 6, 2009 at 11:00 pm

“Huyamos… hacia la derecha”

leave a comment »

———- Mensaje reenviado ———-
De: Jorge Sxxxxx<jxxxxxxo@gmail.com>
Fecha: 25 de junio de 2009 21:12
Asunto: Del Diario la Nación: ¿La Argentina es un pasado o un país?
Para: Colectivo de Trabajadores de la Diniece <colectivotrabajadores@gmail.com>

¿La Argentina es un pasado o un país? Witold Gombrovicz, 1963

nota de Abel Posse

Se acaba la campaña política. El estruendo publicitario no pudo ocultar el silencio de debate y propuestas. Aunque se trate de una instancia legislativa, lo que hoy está en juego es el voto de desconfianza ante la grotesca conducción gubernamental, de un consorte todopoderoso y de una presidenta fantasmal, casi virtual en lo que hace a la decisión de los problemas nacionales.

La mayoría electoral siente que la extraña pareja está siendo abandonada por los dioses antárticos que los elevaron adonde nunca debieron estar. Los argentinos sentimos que esta vez no somos víctimas solamente de la mala política o de una deshonesta administración, como tantas veces, sino de una sorpresiva irrupción de psicopatología política.

Ya no es un problema de ineptitud ni de lógicas erradas. Estamos más allá, en el absurdo.

Primero se dejaron de respetar las instituciones: la Iglesia, las Fuerzas Armadas, las fuerzas policiales y judiciales, garantes del orden público. Enseguida sobrevino la suicida demolición de la fuerza productora más eficaz en esta crisis mundial, que es la del campo, con toda la vasta red de intereses colaterales, esa trama de vitalidad y existencia que va mucho más allá del esquema exclusivamente económico. Y ahora está en jaque el poder industrial, con la invasión de empresas a partir de los fondos tomados a las AFJP.

Tal vez, como lo afirmó una candidata, se lleva al campo a la desesperación, creando un mercado de precio bajo para acumular miles de hectáreas y consolidar un enorme fideicomiso exportador de primera importancia mundial.

K es más bien un leninista aficionado, suburbano y tenaz. Acapara los “medios de producción” con sus amigos (tierras, empresas intervenidas, sistema financiero, telecomunicaciones, minería), pero su fin no es la creación de un socialismo, sino de un sistema económico similar al de una gigantesca corporación. No quiere ser Lenin, sino alguien como Slim. Parece que quisiera un superpoder económico personal y dejar la economía por encima de la política. Es un delirio de supercapitalista. De un Rockefeller de las pampas.

Pero la crisis se le adelantó a su adelantamiento de las elecciones de octubre. Como un conspirador ingenuo, la bomba le estalló entre las manos antes de tiempo.

Aunque parezca extraño, su verdadero designio era el de un capitalista empedernido. Y no se cumplió su sueño, pero nos quedaron realidades de pesadilla.

Todos nosotros estamos inmóviles, en una democracia secuestrada.

Por eso estas elecciones conllevan una esperanza de renacimiento.

Somos, internacionalmente, un mamarracho. Un país perturbador, agresivo. Un país rico que juega a la miserabilización (pero en el que se enriquecen amoralmente sus dirigentes). Nadie puede entender nuestra autodestrucción. Tomamos nota en exclamaciones teleperiodísticas cotidianas, pero seguimos inmóviles, sin poder actuar, paralizados por el ángel exterminador de Buñuel.

Alfonsín dijo que con la democracia se vive, se come y se educa. Pero su democracia impotente llevó a su gobierno a una hiperinflación monstruosa y tuvo que abandonar el poder anticipadamente. Ahora, en esta descarada seudodemocracia K, se roba, se padece pobreza y hambre para un tercio de la población y los padres de familia pueden morir asesinados por chicos que les vacían el cargador con los ojos nublados por el paco que todas las madres angustiadas saben dónde se vende (pero no los fiscales, los policías ni los intendentes).

No basta lo que los argentinos creen que es democracia . Se necesita coraje para gobernar y enfrentar el mal y la infamia. Los asesinos de ayer, en un verdadero triunfo gramsciano a través de la ambigüedad y el culpismo ideológico de Kirchner, lograron que hoy no haya policía actuante, como en todos los países del mundo. El policía sale a la calle con más temor a tener un proceso y un castigo administrativo que los jóvenes asesinos, apañados por los garantistas que pagan el lujo de su humanismo con la vida de los otros, los que mueren cada día o se refugian en sus casas enrejadas.

La ministra Argibay, que defendió emocionada ante la TV a los pobres chicos asesinos, debería estar informada de lo que pasó en 1932 en la Rusia soviética con las bandas de jóvenes criminales, producto del desastre de las campañas socializantes contra los pequeños propietarios agrarios. Eran los llamados “niños lobo”. El Politburó estableció que no eran niños asesinos, sino asesinos niños que había que combatir con toda energía y luego recuperarlos, si se podía. Establecieron que eran imputables a partir de los doce años. La ministra debería leer lo que ocurrió en China en 1949 con la asunción de Mao y en Estados Unidos en los años 30. El interés prioritario por defender es la vida del inocente; luego vendrá la recuperación del criminal.

Lo grotesco y la cobardía ganaron esta campaña electoral. Sin embargo, el pueblo al votar va a unificar lo que no supieron unir los políticos, cuyo egoísmo, en algunos dirigentes de la oposición, los llevó a atacar más a los de su vereda que a K mismo, pensando en posiciones para el futuro, en 2011.

Como la única fuerza organizada y con evidente gobernabilidad nacional es el peronismo, algunos se esmeraron en crear un complot, o mejor una farsa, en la que Macri, Reutemann, Puerta, Romero, Duhalde, Rucci, Solá, los Menem, Venegas, De Narváez, Busti, los de la CTA, etcétera, no esperan otra cosa que el 29 para invitar después de su triunfo a los Kirchner a tomar champagne (o sidra, si fuera el caso).

Ojalá que a la doctora Carrió no se le ocurra organizar el ágape.

Con discusión de proyectos o no, el pueblo sabrá elegir mejor que los candidatos que apoya. Elegirá el fin de un ciclo.

Se iniciará un período difícil y creador. La Presidenta deberá asumir la plenitud del poder con que la inviste la Constitución y abrir el gran diálogo nacional para iniciar, finalmente, el camino de arranque fecundo que esperamos de nosotros y el mundo espera de la Argentina.

Sin diálogo abierto con todos los sectores de la vida nacional, el gobierno de Cristina Kirchner quedaría en calidad de gobierno de transición. Los problemas son demasiado urgentes y no hay dilaciones. Se nos vienen encima las amenazas de crisis extrema que previó Kirchner cuando adelantó el plazo electoral.

Pero lo más terrible después del 28 sería la posibilidad de que un autoritarismo benigno virara a formas intimidatorias y hasta violentas. No es de descartar, porque el llamado “modelo” puede dar motivo a una agudización chavista, en el sentido de medidas intervencionistas y movilizaciones intimidatorias. Más allá de los conocidos grupos que puede movilizar K para transformar su derrota en falso triunfo plebiscitario, será de extrema importancia que la ciudadanía exprese su triunfo nacional masivamente, autoconvocándose para demostrar en la calle su victoria. Esta demostración en la noche del 28 tendría un gran poder disuasivo ante la prepotencia.

El país está intacto para enfrentar con las mejores posibilidades este tiempo de crisis. La conducta aislada y superada de K no puede persistir al quedar rechazada por la gran mayoría nacional y la Presidenta queda enfrentada a la obligación de conducir con un nuevo estilo y desde el consenso imprescindible.

Una secreta fe recorre la Patria, humillada y vejada por la patanería y la incalificable destrucción de su riqueza más comerciable en esta crisis mundial y nacional. Hay que responder al amigo Gombrovicz, que se iba a Catamarca a buscar la pureza de la Argentina profunda cuando lo intoxicaba la tilinguería de Buenos Aires.

Gombrovicz: usted quería a la Argentina y se indignaba con ella, como nosotros. Pero no somos un pasado ni una rémora. Somos como esa Ferrari Testarossa que un palurdo ganó en una rifa de fin de año y no sabe ponerla en marcha. Somos un purasangre maneado que ansía lanzarse otra vez a galopar con el viento levantándole las crines y zumbándole en las orejas. Queremos volver a ser el país en el que usted desembarcó viniendo de la Polonia asolada, exterminada por el terror, y donde encontró la paz de sus partidos de ajedrez en la confitería del Rex o en La Fragata.

La Argentina quiere volver a su felicidad. A ese país primero posible y después grande que en tres décadas se ubicó entre los diez más exitosos países del mundo y donde se creó un sistema educativo que acabó con el analfabetismo en el nivel nacional, antes que Estados Unidos y la misma Francia, como lo acaba de declarar Vargas Llosa.

No queremos administradores tristes. Queremos convocarnos con un viento de fe y de grandeza. Queremos un Renacimiento y no una administración de la mediocridad. Queremos esa pasión que unió a Roca, a Yrigoyen, a Perón, a Frondizi. Un sentimiento compartido de Patria.

Las elecciones aparentemente menores del 28 de junio son para nosotros el fin de un ciclo de resentimiento y la apertura hacia esa llamarada, esa voluntad de gran destino que hizo de este país una maravillosa posibilidad de vida, pese a las contradicciones y los límites de la condición humana en su universalidad.

(La Nación, 26 de Junio, 2009)

El autor es novelista y diplomático.

——

Este articulo lo envió un compañero de mi trabajo. Lo pegué entero porque es necesario que lo lean, que reflexionen acerca de los peligrosos canales comunicacionales  malinterpretados. Tapo su mail y su nombre por cuestiones de anonimato, pero me gustaría que ustedes también le preguntaran en que carajo estaba pensando.

La democracia tiene formas muy raras de expresión. Y la peor de ellas es el testimonio mal dirigido, mal construido (deconstructor, destructor), la idea vomitada, un descargo indescifrable que solo los editores, la redacción, la dirección de La Nación tienen el coto de publicar.

Todo se desentiende violentamente entre insultos, chinos, leninistas, kirchneristas, Macri, Roca, Yrigoyen, Frondizi, Perón, teorías apocalípticas y elecciones de medio termino.

Estas cosas son las que nos hacen enfermarnos de la nada y luego convertirnos en hipocondríacos sociales. Mientras tanto mi compañero se justifica diciendose “fuimos potencia y ahora somos mediocridad”.

Supongo que ahora deberiamos pedirle disculpas a Lenin.Lordofthefiles_Snagglepuss

Written by J

junio 26, 2009 at 7:40 pm

Elecciones en breves comentarios…

leave a comment »

El 28 vota. ¿A quién? PJ, UCR, PRO, PSOL, EDE, Acuerdo, PO, PTS, MST, PC, PS, MAS, SUR… y seguro hay mas siglas.

Funcionarios que no renuncian.

Candidatos testimoniales.

Funcionarios que desaprueban las candidaturas testimoniales.

Jueces que aprueban las testimoniales.

De Narvaez citado por la efedrina.

El oficialismo opera para que De Narvaez se presente a declarar.

Faggionato Marquez tiene 30 causas por jucio politico. Es el juez de la causa por la efedrina.

Faggionato Marquez es juez del oficialismo.

Cristina alimentó su campaña presidencial con dinero lavado por laboratorios de efedrina.

Macri es peronista. Macri es empresario.

El PJ está en decadencia. El PJ está en decadencia desde la decada del 90.

Scioli prometió recorrer la provincia. En Lobería se comió un escrache.

La Sociedad Rural presiona. Biolcati a la cabeza del escrache. La Sociedad Rural apoyó todos los golpes de estado militares del primero al ultimo.

Movimientos barriales del peronismo rompieron y se fueron a compartir lista con el EDE.

Heller era del PC, ahora es fincancista y banquero.

Carrió y Stolbizer son denunciantes, no pragmatistas.

El oficialismo hace que Carrió y Stolbizer sigan siendo denunciantes y no pragmatistas: cajonea proyectos y veta denuncias.

La izquierda esta quebrada. Además, el macartismo oficial enmudece a los activistas de las universidades, movimientos barriales, asambleas populares, centros culturales, etc.

Los medios aprovecharon los disturbios  entre Quebracho y la poli, en la sede de la AMIA, para seguir tapando de barro a la izquierda. Ahora para TN ser zurdo es ser nazi.

La izquierda lee y relee a Trotsky, Marx, Lenin, Mao, Guevara, entre otros, y no propone frentes concretos. La izquierda malinterpreta la idea de partido unico.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires allanó una huerta, la desmontó, reprimió a militantes y generó disturbios. También lo hizo con un centro cultural dias despues. Es muy probable que Michetti gane en la ciudad y este modelo siga reproduciendose.

La gente dice que se “derechizó” el gobierno. El gobierno cree que no existen las derechas y las izquierdas (sino preguntenle a Randazzo o a “Súper Mario” Fernandez). El gobierno se jacta de su absolutismo.

Pino sigue filmando y denuncia cámara en mano.

La UCR gana y pierde alianzas constantemente. No tiene norte político. Un barco sin brújula no puede avanzar.

Nosotros tampoco tenemos norte.

Una vez mas el aparato puede ser mas que el escrutinio. ¿Estaré en lo cierto? Espero que no.

Written by J

junio 9, 2009 at 11:38 pm

Todos ponen… yo, tomo todo.

with 4 comments

Antes de empezar a escribir estaba desasnandome sobre los diferentes conceptos de empresa que hay revoloteando por ahí: Aquí, aquí, aquí y seguro debe haber muchisimas mas de diferentes colores, tonalidades, corrientes, pensamientos, etc, etc.

Me ha llamado la atención que entre parrafo y parrafo, entre tecnisismo y tecnisismo, las concepciones se van orientando cada vez mas a un concepto unico de empresa moderna: multinacional, expandible, de alta producción y capitalización, orientada a la sublime y perfecta organización de recursos humanos, economicos y laborales. Casi como si quisieran hacernos creer que la empresa es una mascota educable, controlable. Lamentablemente, las mascotas pueden tener muchos dueños y amos al igual que las empresas.

Hace poco, no mas de 3 o 4 semanas (aunque ahora me entró la duda y creo que fue hace mas tiempo), el inefable Hugo Chavez ha decidido hacer propia una de las sideroconstructoras mas importantes de lationamerica pertenecientes a capitales argentinos (igualmente estoy en duda, por eso les dejo este enlace). Cuando digo “propia” no estoy diciendo que Chavez va a sacar 50 palos de su bolsillo y se va a comprar un living del tamaño de Guatemala. Aunque 50 millones me parece poca plata, creo que me quedé corto otra vez. Me refiero a que el gobierno venezolano quiere estatizar una empresa, sin mas ni mas. ¿Esto que significa? Evitando esos moquitos de la intelectualidad que comunmente se llaman tecnisismos, estatizar significa que si yo tengo una empresita que pertenece a gente de otro país laburando en mi país y está a punto de quebrar (no necesariamente) tengo la posibilidad de hacerme cargo de ella. O sea, lo privado pasa a lo publico (la wikipedia podría facilitarnos un poco de info). 

Respecto a la coyuntura, las relaciones entre Argentina y Venezuela, Cristina, Nestor y Hugo, el mate y el… este… alguna bebida venezolana, se vieron en cortocircuito. “Que no da que me garques capitales”; “Que te estatizo porque soy socialista”; “Que no te compro petroleo”; “Que me compras petroleo o te estatizo mas empresas”; “Que si me estatizas otra empresa, te mando 30 toneladas de efedrina, 20 valijas con narcodolares, y 10 tanques de guerra que nos devolvieron de Croacia” y un sinfines de insultos por telefono que acá no podemos reproducir (porque no tenemos la data precisa). Ahora, hay algo que me desvela de todo esto. Tanto Argentina como Venezuela son gobiernos, supuestamente, progresistas, en vias de desarrollo de un socialismo nacional, antimonopolico, anticapitalista, antitanques (no, eso no), etc, con programas de estatización de capitales exteriores como se viene haciendo en este país (no pongo link porque nuestro gobierno no ha demostrado tales hechos… Bueno, algunas mineras a cielo abierto del sur de la Argentina son de Nestor, pero eso es harina de otro costal). En conclusion, ambos gobiernos anhenal el resurgir del guevarismo… no, no, perdón. Ambos gobiernos anhelan que en sus tierras no haya capitalistas extrangeros explotando obreros “soberanos”, hiriendo el orgullo nacionalista y popular que ambas naciones reivindican. Orgullo nacionalista y popular. Bleh…

Extrañamente, los capitalistas argentinos en Venezuela (si, gente, hay capitalistas argentinos, ¿Qué creían?) se vieron sorprendidos ante semejante decisión de Chavez sobre la estatización. En una nota en uno de los tantos flashes informativos de TN, un periodista hacia mencion sobre la cantidad de despidos que representaba la estatización. El entrevistado era un pibe joven, algunos ya cumplidos 30 años. Este respondió que la baja iba a ser importante y que la cifra que se estaba manejando era de 15 personas. El grupo Clarin podria publicar el siguiente titular: “Comenzarían los despidos indiscriminados en la planta venezolana de Techint”, junto con los 12 casos de influenza que hay en nuestro país (que recordemos somos algo asi como 60 millones de personas, pero a quien le importa). Supongo que Chavez tendrá una razón particular para despedir 15 personas de la planta Techint, aunque puedo presuponer que esos 15 son los jefes y dueños de la millonada de obreros que tiene ese grupo a su cargo. 

La UOM, uno de los sindicatos mas podridos de la CGT, también hizo publico su rechazo.

Recordemos que el gobierno apoyó los despidos indiscriminados de la Peugeot, Chevrolet, Fate, General Motors. Que los trabajadores del neumatico fueron duramente reprimidos al momento de la recuperacion de sus puestos de trabajo, como también ocurrió con los lecheros en Sta. Fe y en la tintorería Pagoda.

Espero se hayan dado cuenta como la concepción de empresa se fue diluyendo a medida que fueron progresando los despidos, las tomas de las fabricas, las estatizaciónes, los reajustes presupuestarios, las represiones.  Es el modelo economico lo que empieza a oler mal entre los pantalones de los gobiernos nacionales. Las personas son las que montan el circo, luego, nosotros somos quienes identificamos la carpa en primera instancia. No hay que dejarse engañar. El rechazo de la estatización por parte del gobierno argentino es una prueba mas de la hipocresia y la falta de coherencia frente a su modelo de gobierno. Una empresa es una empresa. Punto. No importa de que capital sea. Y mientras menos “empresa” sea, digamos que es mejor. A largo plazo no se cual será el destino de la Techint venezolana. Pero esperamos ansiosos que los 15 jefes se vuelvan al bolivarianismo. Chavez y Cristina Fernandez

Written by J

junio 4, 2009 at 4:45 pm

Fibra moral… pero sin tinta.

with 7 comments

Una vez me dijeron que tener fibra moral es algo asi como “mantener una postura correcta y ordenada”, definicion concretamente subjetiva hasta por los poros.

Cuando era muy chico eso de la fibra moral no se me cruzaba por la cabeza, ni siquiera pensaba que existia tal concepto o categoría. Hacia miles andadas y travesuras, hasta que colmaba la paciencia de mis padres y a cachetazos recobraba la compostura. Entonces, en ese momento, aprendi que habia que ser una persona que emane respeto: tratar bien a los abuelitos, a los padres, a la gente extraña, a los vecinos, a los amigos, a los “maestros”, profesores de futbol, almaceneros y puedo seguir con una lista extensisima.

Generalmente en el colegio nos enseñaban que la moral y la etica se correspondian con una serie de “hechos” a los cuales nunca “habria” que acceder, a saber: discriminacion, critica, insultos, sexo, drogas, alcohol, mentiras, vandalismo y algunas cosas mas. Esta era casi una regla de oro, en cuanto alguno se desviaba de la linea etico-moral se le sancionaba con una amonestacion. Ninca ligué una. Era correcto, limpio, impecable.

Pero, dejenme decirles, en algun momento se produjo una fractura en mi fibra moral y me he quedado sin tinta. Ya para los ultimos años del secundario mi relacion con la politica se habia estrechado lo suficiente como para darme cuenta que Carlos Saul era un reverendo hijo de puta, que EE.UU. era el ojo vigilante e invasor del mundo, que Marx queria una revolución, que Trotsky queria una revolución mas organizada que la de Marx y que Lenin tambien queria una revolución, tanto como Marx y Trotsky, pero con algunas diferencias. También sabia que en Argentina los habia “radicales” y “peronistas”, de “ultra izquierda” o “ultra derecha”, “milicos putos”, “milicos, “ratis putos”, “ratis”. Tambien cosas como “AMIA”, “judios”, “golpe de estado”, “montoneros”, “gatillo facil”, “negro”, “negro de mierda”, “villero”, “facho”, “nazi”, “tranza”, “puntero politico”, “recuperar las Malvinas”… no importa el orden realmente y seguro que me he olvidado de varias mas. El asunto es que me estaba familiarizando con terminos que a la larga uno utilizaria con frecuencia pero que no sabria ubicarlos en un terreno correcto de discusión.

Entonces me suceden las siguientes experiencias: la primera tiene que ver con el uso de los terminos “peronista”, “peroncho”, “gorila”, “Peron”, “radical”… bla bla bla. Habia estado discutiendo sobre el programa del partido Justicialista con un militante del peronismo no importa donde. Y me referí con mucho cuidado a la noción de que el PJ no es el mismo PJ que antes. Que tanto como Carlos Saul, como Duhalde y algunos otros habian destrozado el ideario del General y que el concepto de “justicialismo” se nos habia ido al carajo por lejos. Ahi debutó con vigorosidad y vitalidad, cual quinceañero en un barulo de Monserrat, el famoso “gorila”. Quedé estupefacto.

La segunda experiencia es un poco mas fragil y quizas se preste a desencuentros y malas lecturas: La verdad es que tengo una gran admiracion por el pueblo judio. Sin entrar en pelotudeces del estilo “yo tambien tengo un amigo judio” y demás. Los admiro notablemente. Gusto de la filmografia de Woody Allen, me entremezclo en los escritos de Freud, me confundo con los numeros de Einstein, y cuando puedo visito el museo del Holocausto para no olvidar que la historia puede repetirse. Tambien han demostrado como pueblo y union que se puede construir una nación, desarrollar una cultura y sostenerla en el tiempo tropezandose en conflictos y no caer. Los respeto. Pero no respeto a su generacion de politicos/militares imperialistas que han sabido instalar en esta decada, su estandarte pro-yankee y su mirada eurocentrista y xenofoba del mundo. Y lo he hecho saber a varias personas. Dentro de las cuales me han hecho saber a mi que esa idea es un poco… ¿como decirlo? ¡Ah! ¡Ahora recuerdo! “Son vestigios de una cultura equivoca, violenta, perpetrada por el nacional socialismo alemán. Que hasta hoy se reproduce en la juventud desinformada y vacilante.” Dejé de vacilar ante mis dudas desde que vivo informandome.

Quien critica sin dejarse criticar es un cobarde y también un hipocrita. La fibra moral es un chiste mal contado, una pauta del orden que ya no sirve para medir con una vara que eventualmente nos queda pequeña. Muchachos y muchachas, tanto peronistas como judios, dejemonos de chiquilinadas y vamos a lo serio: se han mandado cagadas lindas e irreparables. Tratemos de pensar en que eso no deberia volver a suceder y vivamos en un mundo mas feliz y pacifico. Bancate la critica, peroncho lindo. Y vos tambien, pavote enrulado.

Bueno, me voy porque me debe estar buscando el INADI y la cupula podrida de la CGT.

Written by J

septiembre 24, 2008 at 2:02 am